noticias

LA IMPORTANCIA DE LO ALTERNATIVO

Las perspectivas que complementan y rescatan lo discriminado

Las autoridades de la salud en la década de los 70´s se vieron muy preocupadas porque enfermedades complejas como el cáncer, el Estrés y el SIDA aumentaron su recurrencia y parecían moverse como epidemias. A la vez se fue comprendiendo que habían enfermedades “antiguas” que no estaban siendo curadas como las autoinmunes (artritis, lupus, etc.). Y más paradójico aún fue observar que los líderes de la salud –profesionales de la salud- padecían múltiples enfermedades a pesar de tener el “a,b,c” del paradigma de la curación. Era complicado ir a un médico con sobrepeso a tratar el tema de la obesidad… Definitivamente algo andaba mal.

 


 

En ese mismo período surgía como manifestación social, un movimiento social con identidad propia que respondía rebeldemente a la dinámica beligerante propuesta por la guerra fría, que conocimos como Hippiesmo. Este movimiento sociocultural permitió ingresar en la cultura occidental el concepto de lo ALTERNATIVO… La posibilidad de la diferencia como valor social, cosa que venían peleando desde hace 500 años la multidiversidad de las culturas indígenas en América aún sin oídos que los escuchen. Pero el Hipismo al ser un movimiento “blanco”, tuvo más fuerza mediática, tuvo un consumo (música, vestimenta, tendencias, espacios de encuentro) aunque el planteamiento de base era un compartir más allá del orden económico.

El Hippiesmo acogió a un grupo que establecía como propio aspectos no aceptados, como: la libertad sexual, el consumo de sustancias no permitidas, el ser trotamundos o mochilero, vivir con lo básico, ser artista… Permitía hacer cosas que la sociedad convencional no relacionaba con el éxito.

A partir de ese momento, ser rebelde era una opción de vida, dinámica que fue cambiando los estereotipos o multiplicó las posibilidades de manifestación personal y cultural, así como lo venían intentando sociedades minoritarias (poblaciones negras, gitanos, indígenas, etc.). Pero estas últimas eran más peligrosas porque querían sus tierras ancestrales y ser indemnizadas; mientras que el hippiesmo no demandaba costos.

El Hippiesmo fue el respiro frente a la hegemonía occidental “blanca”, fue una ALTERNATIVA posible y permitida.

 


 

En Latinoamérica durante ese período se instauraba la lucha comunista de resistencia al capitalismo, lo que generó grupos de personas con pensamientos alternativos al sistema propuesto por España y Estados Unidos, dando inicio al movimiento obrero en la búsqueda de derechos, que unido a lo que mal denominamos “minorías étnicas o sociales” dio paso a manifestaciones de resistencia bajo el apelativo de la IZQUIERDA, que en sí era la mayoría de personas del continente, sin poder ni recursos para satisfacer sus necesidades. Gente que también quería poder!

 


 

Así como el Hippiesmo tomaba fuerza en el hemisferio norte del planeta, en lo que conocemos como primer mundo, y en latinoamerica la alternativa era la lucha política y armada de las personas con menos recursos. Al lado sur del mundo la ALTERNATIVA era la confrontación…

 

LO ALTERNATIVO fue minoría, lucha contra el orden establecido, resistencia, atención a lo olvidado, en latinoamerica.

 

Mira todo el movimiento asociado  al constructo de lo alternativo. Por consiguiente, lo alternativo fue minoría, lucha contra el orden establecido, resistencia, atención a lo olvidado.

Ah y lo “alternativo” ha hecho parte del modelo de salud, donde la medicina Alopática, de hospitales, medicinas, profesionales que saben y pacientes enfermos, predomina… Era la perspectiva científica dominante y  la única que curaba, el resto de posibilidades era “alternativo”.

Lo “alternativo” vuelve a tomar fuerza en los años 80´s para Latinoamérica, a partir de la Nueva Era o New age, que consigue darle sentido social a las formas complementarias de tratar los problemas en una sociedad, que tiende hacia lo establecido y recurrente… y basado en el consumo. De nuevo las personas con perspectivas alternativas tuvieron un nuevo espacio de realización y una redefinición de lo “alternativo”, pues incluía aspectos humanos como: la espiritualidad, la medicina oriental, las prácticas asociadas al crecimiento humano, el bienestar, la cosmovisión chamánica, etc.

 


 

En este momento, dentro de la “Nueva Era” surgía un interesante concepto que refiere a las terapias alternativas, que hoy en día se vienen posicionando como complementos a los tratamientos convencionales, entre los que tenemos diferentes saberes como:  las flores de Bach, meditación, yoga, taichí, acupuntura, kiropraxia, biodecodificación, terapia neural, etc.

Es en este marco cultural, de lo “alternativo” redefinido como complementos o acompañamientos orientado al bienestar, donde el Coaching va tomando un lugar posible, pues logra abordar problemáticas olvidadas por los saberes convencionales y presentar soluciones a los mismos, es su misión de base. Entendiendo que debe respetar lo que no puede ver o manejar, por no ser su competencia, por eso es complementario.


 

DE QUÉ  SE ENCARGA LA PERSPECTIVA ALTERNATIVA DEL COACHING:

  • De tomar conciencia de la complejidad humana y conectar con la comprensión personal.
  • De mirar a las personas desde su potencial y acompañarlas a que modifiquen sus limitaciones y negaciones personales.
  • De desafirse y arriesgarse a realizar lo que siempre se ha querido hacer.
  • De generar opciones para cumplir los sueños postergados.
  • De aprender herramientas replicables para modificar el pensamiento y las creencias.
  • De aprender herramientas para establecer metas y objetivos acordes a la misión personal.
  • De comprobar si las acciones programadas guardan el sentido de la propia vida, conectando con la sustentabilidad.
  • De mantener planes de acción que cambian, según cambia la mirada personal en el mundo.
  • De respetar y aceptar lo que hay, porque ello permite ser sincero y construir desde lo que se es.
  • De aprender, para así evitar enjuiciar.
  • De ser lo mejor que se puede ser con lo que hoy se dispone.
  • De identificar los saberes operantes y efectivos para ser transpolados o puestos en funcionamiento en otras dimensiones personales e interaccioneales.
  • De integrar el conocimiento de otras áreas, reconocer su importancia y aportes, trabajando interdisciplinariamente.
  • De promover la toma de consciencia para que la persona responda por sí misma y elabore una demanda clara a un profesional de la salud.

 

Es en este marco cultural, de lo “alternativo” redefinido como complementos o acompañamientos orientado al bienestar, donde el Coaching va tomando un lugar posible, pues logra abordar problemáticas olvidadas por los saberes convencionales

 

Julio González Acosta